viernes, 15 de enero de 2016

BRECHT




El que desconoce la verdad es un ignorante; pero el que la conoce y la desmiente, es un criminal.

martes, 4 de marzo de 2014

CAPRICHO DE LOS TIEMPOS




La barbarie es el estado natural de la humanidad [...] La civilización, en cambio, es artificial, es un capricho de los tiempos. La barbarie ha de triunfar siempre al final.

 Robert E.Howard (U.S.A 1906 - 1936) en Más allá del Río Negro

domingo, 2 de febrero de 2014

LAS OFICINAS DE BALZAC



Las oficinas son las grandes fábricas de las mediocridades, que necesitan los gobiernos para mantener el feudalismo del dinero, en que se basa el contrato social vigente.




Balzac en Melmoth reconciliado

sábado, 28 de septiembre de 2013

EL SADISMO AJENO


Cuando llegás al punto de que te importa un bledo lo que piensen los demás,ahí es cuando todos empiezan a respetarte y admirarte.La inseguridad nos crea huecos por donde se mete inexorablemente el sadismo ajeno,o sus ansias de dominio.



Mario Levrero en Conversaciones con Mario Levrero - Pablo Silva Olazábal - Editorial Conejos - 2013

martes, 13 de agosto de 2013

ARGENTINA ESTÁ REPLETA DE FILÓSOFOS




leo,escucho que, a un montón de personas que estudiaron filosofía y son meramente,profesores ,licenciados, magister, doctores en filosofía se los llama filósofos...
me pregunto
los profesores de historia ¿son historiadores?
los de ciencias naturales ¿científicos?
los de literatura ¿autores?
 los verduleros serían ¿botánicos?
los carniceros ¿anatomistas?


sábado, 1 de diciembre de 2012

no existe signo mayor de incapacidad mental


no existe signo mayor de incapacidad mental que la lectura literal...la interpretación,el sesgo,puede contener todos los errores y horrores pero inevitablemente implican el pensamiento -su uso -...abruma descubrir como dejan en la palabra,la palabra, y en la anécdota, el suceso ,y en el reloj, el tiempo, unos cuantos de esos que pretenden escribir....

domingo, 21 de octubre de 2012

DERRAPES (FRAGMENTO)






Yo...sí, decididamente comienzo escribiendo "yo",a pesar de la costumbre que pretende que una modestia de buen gusto - acorde además con la doctrina lacaniana del sujeto (es decir de una subjetivación y no de un estado de sujeto) -descarte como inconveniente semejante predominio concedido al yo al comienzo de un capítulo.
¿Pero cómo no usar desde el principio ese "yo",aunque fuese un "yo" aún no subjetivado, tratándose de un escrito - grito? Yo..., entonces.Recomencemos.

Yo reivindico poder decir que un torturador - o un cómplice de torturador - dice la verdad cuando dice la verdad, señala algo pertinente cuando señala algo pertinente y, por supuesto, poder de decir que miente y se engaña o nos engaña cuando miente y se engaña o nos engaña ; reinvindico igualmente poder juzgar que una víctima - o que un simpatizante de una víctima - miente o se engaña o nos engaña cuando miente se engaña o nos engaña y ,por supuesto, que dice la verdad cuando dice la verdad,señala algo pertinente cuando señala algo pertinente.Exactamente: reivindico poder proceder así sin  ser inmediatamente calificado, en el primer caso, de cómplice del verdugo, y en segundo, de simpatizante de la víctima.Yo reivindico poder disponer de un poco de aire en la trama cerrada de los juicios éticos, poder juzgar en un plano distinto a ése.


en La etificación del psicoanálisis - Calamidad, Jean Allouch, Editorial EDELP, Buenos Aires, 1997.Traducción de Carlos Schilling